blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

En un año 182 nuevas cooperativas de trabajo se ponen en marcha en la Comunitat

25
MAR

2019

Son iniciativas enclavadas en los más variados sectores de actividad con una clara apuesta por la calidad de los puestos de trabajo generados

Análisis de datos

A cierre del ejercicio 2018 había en la Comunidad Valenciana 2.425 cooperativas, según datos del 4º trimestre publicados por el Ministerio de Empleo, lo que nos revalida nuevamente como la tercera comunidad en número de empresas y empleos del sector. De éstas, el 80% son cooperativas de trabajo, en las que trabajan 16.463 personas y que generan un volumen económico de 1.565,8 millones de euros (según datos de 2016).


Pues bien, si nos fijamos en cuántas cooperativas de trabajo se crean cada año vemos que se trata de una opción de emprendimiento en auge. Desde 2012 esta fórmula no ha dejado de crecer y, en concreto, los dos últimos ejercicios han encadenado incrementos del 9,5% y del 13% respectivamente. En total, en 2018 se crearon 182 nuevas cooperativas de trabajo o, lo que es lo mismo, 479 personas apostaron por esta fórmula, en algunos casos, para iniciar sus iniciativas empresariales o, en otros, para continuar una trayectoria profesional en las mejores condiciones posibles.


Y entre esos nuevos negocios los hay de todos los tamaños y sectores de actividad: un 56,6% se concentra en el sector servicios y dentro de este capítulo tenemos desde establecimientos de alimentación y hostelería, a asesorías, estudios dedicados al diseño o las tecnologías de la información y la Comunicación, empresas que ofertan servicios culturales, escuelas infantiles u otro tipo de actividad de atención a las personas. Le siguen a bastante distancia los pequeños comercios con el 14,3%; las cooperativas del sector industrial, que representan el 10,4%; la construcción con el 7,7%; enseñanza 6,6%; transportes 3,3% y, por último, las dedicadas al turismo de interior o sector primario con el 1,1%.


Pues bien, ya somos la Comunidad más activa en cuanto a creación de este tipo de entidades por delante de otras como Cataluña o Andalucía, que hasta ahora siempre competían por el primer puesto del ranking. Pero ¿Y esto por qué? ¿Por qué ahora? Pues como suele ocurrir, no hay una sola causa, sino una suma de ellas:

 

 

Contribuye el hecho de que la convocatoria anual de ayudas destinada a favorecer la creación y consolidación de este tipo de empresas lleva dos años publicándose en enero, lo que facilita que quienes están pensando emprender puedan conocer de antemano las ayudas con las que cuentan en caso de tomar la decisión y dispongan de un mayor periodo de tiempo para su preparación, solicitud y justificación.

 


La dotación presupuestaria destinada al sector se ha ido recuperando desde el fin de la crisis y esperamos que aún lo continúe haciendo puesto que, como se está viendo, aún existe margen para el crecimiento. Sólo con mayores dotaciones públicas destinadas, además de a la creación y consolidación, a ofrecer a la ciudadanía valenciana formación, información y asesoramiento podremos hacer que cada día más personas en nuestra Comunitat sepan que existe otra fórmula para emprender a partir de dos personas que ofrece una serie de ventajas (como el hecho de acogerse a un régimen fiscal propio más beneficioso o la posibilidad de escoger el régimen de la Seguridad Social, entre otras).

 

 


Como consecuencia de lo anterior, es más fácil que al llegar a una asesoría no nos quiten la idea de crear una cooperativa de trabajo a la primera de cambio con la típica excusa de que “es una forma de empresa más compleja” …. Tras la cual lo único que se esconde es o ignorancia o la intención interesada de facilitar el trabajo propio de dicho despacho porque así no hace falta especializarse en otra legislación: Nos dedicamos sólo a hacer SL y a llevarles los papeles a los autónomos con la excusa de que es lo mejor y ya está. En ese caso, quizá lo que deba cambiar no es de fórmula jurídica sino de asesoría, ¿no cree?

 

 

Emprender en solitario no siempre es lo mejor o sí, todo depende, pero hay que asesorarse bien. A veces, obviamente, un negocio no da para más o quizá sea bueno para testar una actividad incipiente y, si funciona, ya podremos ir incorporando a otras personas, claro que sí. No obstante, si se tiene claro desde el principio que la actividad necesita de dos o más personas, hay que asesorarse bien acerca de la fórmula que conviene más en función del perfil del grupo, los valores que queramos imprimir a nuestro trabajo, etc. En ese punto, hay muchos recursos gratuitos al alcance de los emprendedores.


 

Por otro lado, en relación con el perfil de las personas asesoradas, a lo largo de los últimos años, el Servicio de atención a emprendedores de FEVECTA ha detectado que la cooperativa de trabajo ya no es tan sólo un recurso para las personas desempleadas, sino una alternativa válida en la que recalan autónomos y trabajadores por cuenta ajena casi por igual como vía para mejorar sus condiciones de trabajo.

 

Situación laboral de los emprendedores

 

 

Como se puede ver en la gráfica, en 2018 se ha alcanzado el nivel más bajo de personas atendidas que se declaraban en desempleo de toda la serie con el 38,9% y, por el contrario, los autónomos alcanzan el nivel más alto de toda la serie con el 25,4%. Por su parte, el porcentaje de trabajadores por cuenta ajena es el más alto desde 2009 con el 27,3%.

 

 

Creemos que también contribuye el hecho de que cada vez más mujeres asuman el reto de emprender y que reconozcan en la cooperativa una manera de hacerlo más democrática (1 persona = 1 voto), equitativa y solidaria, donde es más fácil acordar entre todos unas normas de trabajo más flexibles que favorezcan la conciliación de la vida laboral y personal de hombres y mujeres. De hecho, los 238 grupos de emprendedores atendidos en 2018 por el servicio de atención a emprendedores de FEVECTA estaban integrados casi de manera igualitaria por hombres (50,3%) y mujeres (49,7%).

En fin, habrá que ir viendo si la evolución en este 2019 confirma las expectativas y, desde luego, trabajar para que en la próxima legislatura que está a la vuelta de la esquina se mejore en lo posible el contexto normativo, administrativo, fiscal y de incentivos en el que debe operar el sector cooperativo. Y esto es un recordatorio a todos los grupos políticos sin distinción. Porque el sector cooperativo es garantía de sostenibilidad y calidad en el empleo (con una tasa superior al 80% de empleos indefinidos), de arraigo de la actividad económica al territorio, de Responsabilidad Social Empresarial, de cohesión e integración social… y sinónimo de una manera de hacer empresa que pone a las personas (trabajadores, usuarios, colaboradores…) y su bienestar por delante de otro tipo de intereses alejados del interés común.

Autoría:  Ana Real
subir subir

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB