blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

Amor, sexo y cooperativismo

18
FEB

2019

Descubre el elemento clave para el éxito cooperativo

Love, sex, coop

Recientemente hemos celebrado la festividad de San Valentín, el día de los enamorados, que me ha hecho reflexionar acerca de la conexión que existe entre el amor, el sexo y el funcionamiento de un equipo de trabajo en el mundo empresarial y cooperativo.


Voy a ver si soy capaz de explicar de forma sencilla la relación que hay entre estos términos y acabar dando un elemento que para mí es clave para garantizar un proyecto cooperativo exitoso.


Una de las tesis más extendidas es que la VIDA busca perpetuar la vida. Casi nadie discute las teorías evolutivas de Charles Darwin, (sólo los creacionistas). En esencia, la teoría de Darwin dice que existen organismos que se reproducen y heredan las características de sus progenitores, al mismo tiempo se producen mutaciones y aquellos organismos que mejor se adaptan a su medio, sobreviven, y aquellos que no lo hacen mueren y desaparecen.


Otro científico, Richard Dawkins, dice: "Nuestra misión en la tierra no es otra que propagar los genes, que son nuestras huellas en el universo. En realidad sólo somos unas máquinas que existimos en función de la supervivencia de los genes. Estamos aquí para perpetuar a los genes más fuertes, que surgen de mutaciones al azar, pero no podemos predecir cuál será su evolución".


Pues al parecer la historia de la evolución ha seguido estas pautas de selección natural y nuestro cerebro humano actual es fruto de esa evolución. Veamos rápidamente cómo ha evolucionado nuestro cerebro y cómo éste favorece que la especie se perpetúe.

LOS TRES CEREBROS

 

El cerebro humano es fruto de la evolución. Muchos científicos hablan de que nuestro cerebro es el resultado de la interconexión de tres cerebros:

 

- El cerebro reptiliano; es el cerebro que funciona en modo automático y es el que controla las funciones vitales del organismo.

 

- El cerebro de mamífero o límbico; es lo que conocemos como cerebro emocional.

 

- El Cerebro racional o Neocórtex; es el cerebro pensante que tiene dos hemisferios, el derecho, más intuitivo y creativo, y el izquierdo, más lógico y sistemático. Este cerebro es el encargado de controlar el lenguaje, el pensamiento abstracto y las habilidades cognitivas.

Los tres cerebros

Pues bien, la parte del cerebro que se encarga de perpetuar la vida con mayores probabilidades de subsistencia es el cerebro emocional, y allí tenemos una glándula, la amígdala, que es la responsable de las emociones básicas como el miedo, pero también es la responsable de una función que permitirá la procreación a través del enamoramiento y el sexo.


La pregunta que surge es ¿cómo actúa el cerebro para que nos enamoremos de una determinada persona, o que busquemos el sexo para procrear?


Garantizar la supervivencia de la especia está vinculada a dos factores: uno el que nazcan personas con más probabilidades de existencia, y dos, que las personas que nazcan lo hagan en un hábitat de protección que les permita sobrevivir.


Pero para que nazcan personas con más probabilidades de subsistencia, primero hay que encontrar y unir la pareja que pueda garantizar esa procreación y subsistencia.


Pues bien, en un primer momento existe en cada uno de nosotros un instinto primario de la búsqueda de placer sexual y de encontrar una pareja. El deseo sexual está muy relacionado con el nivel de testosterona tanto en hombres como en mujeres y es el instinto que tiene como fin la reproducción de la especie.


Posteriormente entra en función el enamoramiento, donde las personas que se sienten atraídas se enamoran; donde aparece una atracción sexual selectiva ya que entra la perspectiva de mantener una relación de futuro. La fase de enamoramiento no responde a criterios racionales de comportamiento. Las emociones que se producen cuando una persona se enamora son muy fuertes, pudiendo llegar hasta morir por amor. Queremos estar todo el tiempo con la persona amada, entran en juego sustancias muy poderosas y adictivas como la feniletilamina y la dopamina, sustancias éstas ligadas al placer y a los sistemas de recompensa y motivación del cerebro. También juegan su papel la oxitocina y la vasopresina, vinculadas a la fidelidad y al reforzamiento de los lazos amorosos entre los amantes.


Afortunadamente el enamoramiento irracional es temporal y en un año, año y medio, el coctel químico se sitúa de nuevo en parámetros normales y ya entra nuestro cerebro racional a tomar el mando de la relación, construyendo una relación menos pasional y más madura.


Bueno, ya tenemos claro cómo funciona el proceso, pero… ¿cómo actúa la amígdala para desencadenar todo el proceso bioquímico del enamoramiento? Pues muy sencillo, a través de las feromonas que los humanos segregamos. Nuestra amígdala las detecta y sólo desencadena el proceso bioquímico cuando descifra que la persona candidata para tener relaciones es genéticamente compatible y tiene unos genes lo más diferentes a los nuestros.


El ser humano está programado para enamorarse de personas que tengan una carga genética diferente a la suya y busca la complementariedad. No estamos programados para enamorarnos de personas iguales a nosotros, por esa razón no nos enamoramos de nuestros padres y hermanos. En el caso de que tengamos descendencia con personas con carga genética similar el cruce genético no se enriquece y las probabilidades de supervivencia disminuyen. Si no, observad cómo en muchos casos en la realeza la descendencia ha dejado mucho que desear.


DIVERSIDAD


Pues sí, el elemento clave es la diversidad. La vida se propaga a través de la diversidad y la selección natural. Nuestro cerebro busca garantizar la mayor diversidad genética.


EL CICLO DE VIDA DE LAS ORGANIZACIONES


Pues en el mundo empresarial ocurre lo mismo, en la medida que tengamos organizaciones más diversas estaremos en mejores condiciones de garantizar la vida y sostenibilidad de las mismas.


En las cooperativas tenemos el Primer principio cooperativo: Adhesión voluntaria y abierta, que dice que las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas las personas capacitadas para utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades de ser socias, sin discriminación por motivos de sexo, raza, situación social, política o religiosa.


Pues este primer principio es muy importante y realmente nos está indicando que debemos trabajar por aumentar la diversidad en nuestra cooperativa; debemos formar equipos diversos, de hombres y mujeres, de personas de diferentes culturas y etnias, de concepciones políticas y religiosas diferentes, de personas con diferentes capacidades. Si somos inteligentes, toda esta diversidad es la que nos va a enriquecer a través del aprendizaje y aumentará la inteligencia colectiva del grupo.


Un equipo diverso y complementario es capaz de tomar mejores decisiones. Una decisión de calidad es aquella que funciona en el corto y en el largo plazo. Es aquella que es eficaz, es decir, que logra resultados y que es eficiente, y que lo hace con los recursos adecuados.


Las personas tenemos diferentes competencias, pero para que la vida de una organización sea viable necesitamos contar con personas que tengan estas 4 características:


- PRODUCTORA: Eficaz a corto plazo, responde a la pregunta QUÉ hay que hacer.
- ADMINISTRADORA: Eficiente a Corto Plazo, responde a la pregunta CÓMO hay que hacerlo.
- EMPRENDEDORA: Eficacia a Largo Plazo, responde a la pregunta POR QUÉ, PARA QUÉ hacemos las cosas.
- INTEGRADORAS: Eficiencia a Largo Plazo, responde a la pregunta QUIÉN hará las cosas.


Ninguna persona puede tener las 4 características al mismo tiempo, una persona no puede ser perfecta, pero un equipo diverso sí puede llegar a serlo.


¿Habías contemplado este factor en la creación o en el crecimiento de tu cooperativa, o eres de los que piensas “No, mejor me junto o incorporo a personas que sean igual que yo”?


Te sugiero leer el POST: Test del emprendimiento colectivo: ¿Te atreves a conocerte cómo eres dentro de un equipo de trabajo?

Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB