blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

¿Cómo actúa la empresa cooperativa y la empresa de capital en tiempos de crisis y en tiempos de bonanza?

10
DIC

2018

COCO COOP

Me gustaría en este post llegar a la capacidad explicativa de un personaje de ficción entrañable, me refiero a COCO. Algunos de vosotros habréis pensado en el personaje de Coco de la película de Disney, pero no, me refiero al personaje de Barrio Sésamo.


Yo aprendí conceptos básicos como arriba y abajo o cerca y lejos viendo cómo COCO explicaba de forma muy sencilla estos conceptos. Os dejo un vídeo para aquellos a quienes os gusta recordar esos momentos de la infancia en que lo pasábamos muy bien viendo Barrio Sésamo:

 

https://youtu.be/YRa7oYLehA0

 

Pues bien, creo que haría falta tener un Coco o un Epi y Blas para explicar de nuevo conceptos que, a pesar de que son muy evidentes, se están pervirtiendo de tal manera que ya no los sabemos distinguir.


En estos momentos, en que uno de los problemas principales de nuestra sociedad es la falta de empleo y el desigual reparto de la riqueza, quiero hacer una reflexión muy simplista de cómo hay una corriente filosófica/económica y fórmula jurídica que da respuesta a esta problemática de una forma diferente a como lo hace la empresa de capital; me estoy refiriendo al cooperativismo y a la empresa cooperativa.


Para ello, voy a intentar explicar de forma muy simple y gráfica cómo actúan la empresa de capital y la empresa cooperativa cuando hay un periodo de crisis y una caída de las ventas y de los beneficios. Y también cuando hay un periodo de bonanza y de beneficios económicos.


Para ello imaginemos dos empresas, una de capital y otra cooperativa. Las dos se dedican al sector del mueble, son pequeñas empresas de 10 personas en plantilla.


Como digo, una es una SL cuyo dueño trabaja en ella y tiene contratados a 9 trabajadores (6 fijos y 3 temporales).


Por otra parte, tenemos una cooperativa de trabajo asociado con un total de 10 personas socias trabajadoras, todas socias, que se asimilan a personas trabajadoras indefinidas por la propia naturaleza cooperativa.


Sendas empresas tienen un porcentaje importante de sus ventas en el mercado de Oriente Medio; aproximadamente un 50% de sus ventas se genera con la exportación de sus muebles a esa zona.


Vamos a ver cómo actúan estas dos empresas en primer lugar en un periodo de crisis y, a continuación, en un periodo de bonanza.


PERIODO DE CRISIS

 

La zona de Oriente Medio se ha convertido en una zona inestable y de guerra (Arabia Saudí, Barein, Irak, Israel, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Omán, Catar, Siria, Sudán, Yemen), como consecuencia las ventas han caído en picado y se ha perdido un 80% de las ventas en la zona, con lo que la producción de estas dos empresas ha caído un 40% en el último año de manera progresiva y constante.


¿Cómo han actuado y qué decisiones han tomado la cooperativa y la empresa de capital?

 

INCIDENCIA EMPRESA DE CAPITAL SL EMPRESA COOPERATIVA
En los primeros meses de caída de las ventas
La empresa de capital toma la decisión de no renovar el contrato a los tres trabajadores/as temporales
En la empresa cooperativa ante la caída de las ventas, la asamblea decide que no se cobrarán las dos pagas extra que se venían cobrando (Verano y Navidad)
Se consolida la caída de las ventas de forma clara y contundente La empresa de capital pone en marcha un ERE que afectará a un total de 4 de las personas empleadas indefinidas. Y será el INEM el que se hará cargo de mantener la capacidad adquisitiva de los trabajadores durante el tiempo que legalmente les corresponda. El dueño de la empresa asume los costes legales de indemnización y despido. La empresa cooperativa realiza una asamblea extraordinaria y los socios deciden que ninguna persona socia se vaya, sino que se va a reducir el tiempo de trabajo un 40% y, consiguientemente, las retribuciones percibidas en la misma cuantía en espera de tiempos mejores. Se abre la puerta a cualquier salida voluntaria facilitando la baja justificada.
Afortunadamente, la cooperativa dispone de reservas acumuladas en los tiempos de bonanza, que van a permitir sobrellevar mejor el proceso.
La asamblea también decide que una parte del tiempo de trabajo reducido se utilizará para realizar formación para ir preparando los ajustes y cambios necesarios para seguir siendo competitivos.
   SL ante la crisis  Cooperativa ante la crisis

 


PERIODO DE BONANZA

 

La situación de crisis en Oriente Medio ha finalizado. La ONU ha intervenido y los países contendientes han decido firmar la paz. Las potencias occidentales han “obligado” a estos países a iniciar reformas democráticas y los mercados han respondido de forma positiva activando su confianza y generando nuevos flujos de actividad económica en la zona. Nuestras dos empresas están de enhorabuena, en pocos meses han aumentado los pedidos y se ha alcanzado el nivel de actividad previo a la crisis. La empresa de capital, que ahora contaba con tres personas asalariadas más el dueño de la misma, vuelve a contratar a algunas de las personas que antes trabajaban para él, y a las que ya se les había acabado el cobro de la prestación de desempleo. En principio, contrata a dos de sus antiguos trabajadores, pero lo hace con contratos temporales y con condiciones económicas mínimas de convenio. Al mismo tiempo, tiene un taller de un conocido, al que subcontrata parte de la producción, y luego uno de los antiguos trabajadores se hizo autónomo y ahora trabaja casi en exclusiva para él como autónomo dependiente. El empresario se ha podido resarcir de las pérdidas acumuladas y ahora vuelve a tener el tren de vida anterior. Sus trabajadores/as ahora forman parte de lo que se conoce como precariado, es decir, personas con trabajo pero que rozan el umbral de la pobreza. En la cooperativa las personas socias vuelven a recuperar el nivel de trabajo anterior a la crisis y vuelven a recuperar su jornada completa de trabajo. También recuperan las pagas que habían dejado de cobrar y se vuelven a subir la base de cotización a la Seguridad Social. Tres de los socios que se habían acostumbrado a vivir de forma más modesta y trabajar menos horas, ahora valoran tener más tiempo libre para dedicar a sus familias y hobbies personales y deciden solicitar una reducción de jornada de un 20%. La cooperativa lo autoriza y decide abrir un proceso de contratación de nuevos trabajadores/as con la intención de que si en un futuro se consolida la actividad, adquieran la condición de personas socias.
   SL ante la crisis  Cooperativa ante la crisis

 

Como veis, he hecho un planteamiento muy simplista de una realidad compleja, pero me ayuda a explicar cómo la cooperativa y la empresa de capital actúan de una forma diferente tanto en periodos de crisis como en periodos post crisis o de bonanza económica. La cooperativa ha interiorizado la asunción de las pérdidas, respondiendo de manera solidaria entre todas las personas socias mientras que la empresa de capital ha “socializado” las pérdidas, asumiendo una parte de las mismas el empresario y la otra parte El Estado, garantizando a través de los subsidios el mantenimiento temporal del poder adquisitivo de los trabajadores/as.

 

 

 

CONCLUSIÓN

 

La cooperativa, tanto en tiempos de crisis como de bonanza económica, hace un ejercicio solidario de reparto de la riqueza generada, ya que la misma se distribuye de forma equitativa y democrática entre las personas que han contribuido a generarla.

 

Esto que he narrado es una práctica habitual en el mundo cooperativo y, si tuviésemos una sociedad más cooperativa, tendríamos una sociedad más justa con un mayor reparto de la riqueza.

 

En mi opinión, el cooperativismo es, por tanto, la mejor opción para garantizar una sociedad más justa y democrática. No queda otra, o avanzamos en un sistema social económico que sea capaz de redistribuir la riqueza y apostar por valores de sostenibilidad social/medioambiental/económica o caminaremos hacia una sociedad más desigual, en la que mantener los estatus de cada cual se logrará a través de la violencia, ya sea ésta fruto del monopolio de los estados o de la violencia que genera la miseria.

Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB