blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

26
FEB

2018

El verdadero cambio de modelo económico… que el lugar de trabajo sea una democracia

El cambio de modelo económico pasa por democratizar la economía. La economía ha de estar al servicio de las personas y no al contrario. Hasta ahora el capitalismo sólo ha creado riqueza a cambio de generar desigualdad.

Las 4 fuerzas fundamentales para que las cooperativas tengan éxito

Es curioso pero vivimos en la incoherencia de aceptar que el mejor modelo social o el menos malo es la democracia pero estamos dispuestos a aceptar una dictadura a diario en nuestro lugar de trabajo, donde la mayoría de trabajadores/as no tiene apenas poder de decisión sobre sus condiciones laborales.

 

 

Los políticos que nos representan no paran de hablar últimamente de cambio de modelo económico. Recuerdo el llamamiento que hizo Sarkozy para "refundar" el sistema capitalista sobre las bases de la ética del esfuerzo y del trabajo. Denunció los abusos y escándalos habidos especialmente en el sistema financiero y también dijo que el “laissez-faire” se había terminado; que había que poner límites al todopoderoso mercado y moralizar el capitalismo financiero. De momento, me parece que se ha hecho más bien poco o nada.


En fin, que en este tipo de discursos andan los políticos de toda clase y condición, pero de momento parece ser que los resultados no se están consiguiendo, o la mayoría de ciudadanos no los percibe. Esto me recuerda la historia de los 5 monos que dice así:

 

 

 

Un grupo de científicos encerró a 5 monos en una habitación, en cuyo centro había una escalera y arriba de ella un montón de plátanos.


Los monos se lanzaron a subir por la escalera para coger los plátanos y comérselos. Pero cuando un mono intentaba subir por la escalera para coger los plátanos, los científicos lanzaban un chorro de agua fría al resto de monos que había abajo. Evidentemente, esto no les gustaba nada y les enfurecía. Así que aprendieron la causa- efecto de la acción de subir a coger plátanos y el consiguiente baño de agua fría. A partir de ahí, los monos empezaron a golpear al que intentaba subir a coger los plátanos, debido a las consecuencias adversas que les reportaba esta acción.

 

Así pues, los monos aprendieron que no tenían que subir la escalera y coger los plátanos.


Entonces los científicos sustituyeron uno de los monos por otro nuevo. Este nuevo mono al ver la escalera y los plátanos lo primero que hizo fue subir a por ellos. Los otros monos que sabían lo que pasaba le impidieron subir
a base de golpes. Después de las palizas el mono nuevo aprendió que no tenía que subir la escalera a por plátanos.

 

Un segundo mono fue sustituido y ocurrió lo mismo: todos se lanzaron a golpear al nuevo mono que intentaba coger los plátanos. Y a la golpiza se unía con mucho ánimo el primer mono sustituto.


El hecho se fue repitiendo y con cada sustitución de uno de los monos por otro nuevo se repetía el mismo ritual. Al final en la a habitación había 5 monos que, aunque nunca habían sido mojados con agua fría, no subían a la escalera a por los platanos. Si fuese posible preguntar a alguno de ellos por qué pegaban al que intentaba coger los plátanos, seguro que la respuesta sería: - “No sé, aquí las cosas siempre han sido así”.

 

Imagino que esta frase os resulta conocida y os la han dicho en múltiples ocasiones.

 

Se le atribuye a Einstein la frase: “Sólo hay dos cosas infinitas en el mundo: el Universo y la estupidez humana”. Pues bien, la estupidez humana es la que nos ha llevado a la crisis del sistema del modelo capitalista que tanto dolor ha causado. Hablamos de cambiar el modelo, pero los intereses y las fuerzas económicas solo están interesados en darle un ligero maquillaje para hacerlo más soportable. Capitalismo de rostro humano le llaman. Así pues, difícil será cambiar el modelo.


En la Comunidad Valenciana, una de las primeras decisiones tomadas por el gobierno autonómico fue la de crear la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico. Recientemente, su responsable, el Conseller Vicent Soler, ha intervenido en un foro empresarial para explicar en qué va a consistir el nuevo modelo económico y hacia dónde debe ir el cambio del modelo productivo para que la economía valenciana crezca. En este sentido ha dicho que:


«Hay que buscar la eficiencia productiva, incidiendo en la productividad, la innovación y la internacionalización. Esto nos permitirá competir en un mundo cada vez más globalizado y sostener el modelo social europeo».


“La economía valenciana cuenta con una importante base de pymes y microempresas, éstas deben entender la importancia de incrementar la dimensión empresarial, cultivando la colaboración interempresarial».


“Venimos de un modelo de procesos de producción intensivos en trabajo, siendo el trabajo relativamente barato. Pero esta estrategia –ha apuntado– está prácticamente agotada.”


También ha apuntado la necesidad de aplicar una innovación constante, tecnológica, comercial y de todo tipo, y para hacerlo –ha dicho– “se precisa una inversión en capital humano, capital tecnológico y capital físico.”


Vicent Soler anunció con contundencia el fin del “capitalismo de amiguetes”. También defendió un “sistema financiero de proximidad” que atienda a las necesidades específicas de los agentes económicos y sociales del territorio.


En fin, nada nuevo bajo el sol que no se haya dicho en multitud de ocasiones y por todo tipo de políticos de distinta condición. Para mí, lo más paradójico es que se habla de innovación y acudimos a las recetas por todos conocidas en mayor o menor graduación, cuando lo que realmente se debería plantear es una gran innovación en el propio diseño del cambio de modelo productivo y creo que se requerirían mayores dosis de atrevimiento e imaginación en la formulación de las alternativas. De hecho, me entristece que sólo mencionase una sola vez la palabra cooperativismo y economía social, por las 50 veces que mencionó productividad/competitividad y costes laborales.


Y, cuando sugirió potenciar la banca de proximidad, perdió la ocasión de referirse a la banca cooperativa que, como Caixa Popular, ha dado muestras en estos años de crisis de cómo se puede hacer negocio bancario de manera socialmente responsable.


En fin, lamento que, tanto el Conseller de Hacienda y Modelo Económico como la Directora General del Sector Público y Patrimonio, conocedores del cooperativismo, no hayan hecho una apuesta clara y decidida por el mismo. Las apuestas se han de reflejar en los presupuestos y, de momento, aunque se ha hecho un pequeño esfuerzo, los recursos son escasísimos si de verdad se quiere apostar por un cambio de modelo productivo y económico.


El modelo cooperativo

 

Para mí, el cambio de modelo económico pasa por democratizar la economía y cambiar el foco, que actualmente está en el capital, para ponerlo sobre las personas. La economía ha de estar al servicio de las personas y no al contrario, ya que hasta ahora el capitalismo sólo ha creado riqueza a cambio de generar desigualdad. Las personas ricas cada vez lo son más, las clases medias se están empobreciendo a marchas forzadas y las clases bajas están ya en situación de exclusión social.


Es evidente que en España y en las democracias occidentales, de momento, ganan por goleada “los mercados” y pierden las personas con la consiguiente precarización del mercado laboral, el aumento de la desigualdad y la pérdida de la protección social.


Una solución es posible: La economía social y cooperativa. La economía social ha demostrado ser capaz de generar riqueza y distribuirla de una forma más equitativa y solidaria. Tenemos muchos y buenos ejemplos de cómo el cooperativismo ha servido como modelo empresarial que genera cohesión social y riqueza, (Ver Post: El municipio con menos paro de España es...). En mi opinión, la empresa cooperativa genera riqueza y busca la consecución de beneficios, es decir, potencia la competitividad y la productividad (si no hay empresa no hay cooperativa) y, por otro lado, potencia la solidaridad interna, es decir, una distribución equitativa y la participación democrática en igualdad.


Por todo ello, la cooperativa se vislumbra desde hace tiempo como la fórmula empresarial más adecuada para la consecución de un desarrollo económico, social y humano sostenible.


Las cooperativas están basadas en un enfoque colectivo y participativo, con una imperiosa innovación social permanente, donde la democracia económica, la profesionalización sin mercantilización y la transparencia en la gestión son su razón de ser. Desde criterios de sostenibilidad integral, corresponsabilidad, solidaridad, eficacia, eficiencia y máximo control de los recursos públicos que reciben en ocasiones y teniendo el empleo de calidad como una de sus características más importantes, constituyen en estos momentos una alternativa para propiciar el cambio de modelo económico.


En 20 años se le podría dar la vuelta al modelo, si desde las administraciones públicas se invirtiese en formación y educación emprendedora cooperativa, si se facilitase de verdad el desarrollo del artículo 129.2 de la Constitución Española:


Artículo 129
2. Los poderes públicos promoverán eficazmente las diversas formas de participación en la empresa y fomentarán, mediante una legislación adecuada, las sociedades cooperativas. También establecerán los medios que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción.

 

 

 

Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB