blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

Emprender a los 50

25
JUN

2018

Presidir una cooperativa

8 ventajas de iniciar una nueva actividad como cooperativa de trabajo

 

Habitualmente, nos encontramos con un número importante de personas mayores de 50 años que, tras una larga trayectoria laboral, se encuentran sin trabajo por diversas circunstancias: bien por el cierre de sus empresas, bien por verse afectados por una reducción de plantilla, bien por jubilación del empresario…, y la realidad es que las personas de este colectivo, a pesar de su amplia experiencia profesional, cuando empiezan una búsqueda activa de un nuevo empleo se dan cuenta de que son “invisibles” para los empleadores.


Es un hecho constatado que la edad es una condición limitadora en la selección de candidatos en muchos de los puestos que ofertan las empresas y, paradójicamente, a pesar de que la experiencia es muy valorada, aquellos currículos de personas cuya edad es superior a 45-50 años son automáticamente descartados sin entrar a valorar ninguna otra condición.


Cabe, por tanto, reflexionar acerca de por qué las empresas descartan a este colectivo de edad. Entre las razones destaca la creencia por parte de las empresas de que contratar gente más joven será más eficiente para desarrollar los puestos de trabajos y, además, se confía en que los candidatos más jóvenes poseen un mayor dominio de las nuevas tecnologías, tan imprescindibles hoy en día para el desarrollo de casi cualquier puesto de trabajo.


Sin embargo, parece ilógico, cuando menos, desaprovechar el potencial de un colectivo simplemente por una razón de edad, ya que puede aportar una gran experiencia en el puesto de trabajo, además de una madurez y serenidad muy aprovechables. Lo más habitual es que estas personas tengan menos cargas familiares, puesto que los hijos serán mayores y, por ello, tendrán más fácil la conciliación entre vida personal y profesional a la que todos aspiramos. Incluso es posible que hayan desempeñado en algún momento de su carrera profesional cargos de responsabilidad o que hayan tenido experiencia en negocios propios y conozcan el mercado desde varias perspectivas. No debemos olvidar que adquirir los conocimientos necesarios en las nuevas tecnologías o en materias concretas necesarias para desempeñar un trabajo es posible para cualquier persona con voluntad, pero adquirir experiencia sólo es posible con los años.


Así pues, es muy frecuente ver a personas mayores de 50 abocadas a un emprendimiento forzoso por las dificultades de encontrar trabajo por cuenta ajena. En este punto, el emprendimiento colectivo (a partir de 2 personas) a través de una cooperativa de trabajo es para muchos una vía para reincorporarse al mundo laboral y seguir demostrando su valía y capacidad profesional.


Estas personas aportan a las nuevas iniciativas empresariales una dilatada experiencia en la actividad a emprender, en muchos casos ya gozan de una cultura empresarial de la que habitualmente carecen las personas más jóvenes (es muy habitual encontrarnos con gente joven muy cualificada, pero que emprende un negocio careciendo de la más mínima cultura empresarial y organizativa, clave para el éxito del negocio).


Por otro lado, las personas de más edad suelen tener también una mayor capacidad de autofinanciación o una mayor capacidad de endeudamiento para llevar a cabo una inversión inicial en el negocio, lo que permitirá iniciar la actividad con mayores garantías de éxito. Porque otra de las habituales causas de fracaso empresarial suele acontecer en proyectos con limitada capacidad económica, que no disponen de un circulante necesario para aguantar el tiempo necesario hasta el despegue de la actividad.


Asimismo, hoy en día es fundamental el trabajo en red, esto es, disponer de una red de contactos (lo que algunos llaman un capital social) en la que apoyarse, así como igualmente importante para el futuro del negocio es el conocimiento previo de los mercados en los que vamos a operar, algo que las personas mayores suelen tener a la hora de emprender.


Ventajas a la hora de emprender como cooperativa

 

1   La cooperativa de trabajo es una fórmula empresarial idónea para un colectivo en que la madurez y serenidad acumuladas tras años de experiencias diversas son importante a la hora de dirigir un proyecto colectivo como es una cooperativa, donde es clave el dialogo para la resolución de problemas y la serenidad en el momento de afrontar los inconvenientes que a buen seguro se presentarán en cualquier nueva aventura empresarial.


2   Posee un modelo de organización flexible y democrático: La cooperativa ofrece grandes posibilidades de autorregulación para que los socios puedan codecidir aspectos tales como las condiciones de trabajo, las posibilidades de conciliación entre la vida personal y profesional, la organización y el funcionamiento de la empresa… (y ahí es muy importante la madurez del colectivo).


Es una forma de empresa que da gran importancia a la formación e información de todas las personas que la integran: Uno de sus 7 principios es, precisamente, el de proporcionar formación y favorecer el reciclaje de las personas socias, de los representantes elegidos, de los cargos directivos y de los trabajadores para que contribuyan de manera eficaz al desarrollo de sus organizaciones. Por tanto, les va a facilitar la formación necesaria para adaptarse a las nuevas maneras de hace empresa, sin soportar la presión de competir por un puesto de trabajo, pudiendo tomar sus propias decisiones.

 

Los miembros de las cooperativas comparten riesgos, responsabilidades, así como excedentes o pérdidas, para lo se necesita tener una gran madurez y experiencia.


Las cooperativas necesitan formar equipos multidisciplinares que favorezcan la innovación. En este sentido, las personas veteranas poseen la experiencia y las competencias, forjadas a los largo de los años y que facilitan la generación de estos equipos.


6  Es una fórmula empresarial que ha demostrado una tasa de éxito importante en la recuperación de empresas: Personas afectadas por situaciones de crisis empresariales han conseguido, aunando esfuerzos y capacidades, mediante la creación de una cooperativa conseguir volver al mercado de trabajo que se les había cerrado debido a la jubilación i la mala gestión de un empresario. Estas personas abocadas al desempleo han vuelto a poner conjuntamente su conocimiento a disposición de una actividad que ya conocen y autogestionar su propio negocio valiéndose de sus experiencias anteriores tanto positivas, para reproducirlas, como negativas, para evitarlas.


La cooperativa es la única forma de empresa a la que se permite escoger el Régimen de la Seguridad Social en que cotizan sus socios, y cambiarlo, si se considera oportuno, a los 5 años. Una posibilidad muy bien valorada en el caso de cooperativas integradas, en todo o en parte, por personas que alcanzan cierta edad de cara a planificar su jubilación.


Sin olvidar las subvenciones específicas de la Conselleria de Economía Sostenible de la Generalitat Valenciana para la incorporación de personas socias que, en el caso de mayores de 45 años, ascienden a cantidades entre 8.000 € los hombres y 10.000 € las mujeres.


Tenemos ejemplos de éxito de empresas que han cesado su actividad - normalmente por no generar beneficios suficientes para remunerar al capital -, que han pasado a manos de sus trabajadores y que con la autogestión son capaces de rentabilizar la empresa para mantener los puestos de trabajos en condiciones dignas.


Otras que, ante el riesgo de cierre por la jubilación sin sucesores de quien tiene la propiedad de la empresa, los trabajadores han decidido continuar la actividad en forma de cooperativa, lo que les ha permitido mantener sus puestos de trabajo e incluso generar beneficios que, en esta nueva etapa, repercuten en los propios socios trabajadores.


En fin, que no se debe excluir a nadie por pertenecer a un grupo de edad o colectivo social concreto, sino valorar sus posibilidades para ocupar un puesto concreto en función de su valía, cualificación, habilidades o experiencias.


Hoy más que nunca la formación continua es más necesaria que nunca para sobrevivir en un mercado dinámico como el actual donde las empresas, y por tanto sus socios y trabajadores, deben estar dispuestos a adaptarse a las exigencias de la economía global. Las empresas que sobreviven en este entorno cambiante no lo hace por ser más grande o más pequeña, sino por saber adaptarse/anticiparse al cambio, y para ello la edad no es el factor decisivo, sino la disposición de las personas a aceptar dichos cambios y a reciclarse para hacerles frente.


Os dejo un video realizado en el marco de un proyecto europeo en el que ha participado FEVECTA sobre reconversión de empresas en cooperativas:

 

 

Puede que también te interesen los siguientes artículos:

 

Si quieres trabajar... ¿por qué no en cooperativa?

Emprender en 2018: una buena oportunidad para hacerlo en cooperativa

Hemos decidido constituir una cooperativa, ¿cómo lo hacemos?

 

Autoría:  Emilio Sampedro Baixauli
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Soy Emilio Sampedro, presidente de la Federación y socio de la cooperativa Sampedro Y Torres dedicada al asesoramiento de empresas, especialmente cooperativas y me gustaría aportar a través de este blog la experiencia adquirida en el asesoramiento de emprendedores y cooperativas para ayudar a otras cooperativas o emprendedores futuros socios de cooperativas. Los mucho años trabajando con cooperativas de todas clases y de muy diversas actividades hacen que sea conocedor de primera mano del funcionamiento y los problemas cotidianos a los que nos enfrentamos las cooperativas día a día y podamos buscar soluciones a cualquier situación.

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB