blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

Busca las 20 diferencias:
Cooperativas versus Empresas de capital

26
sep

2016

Estas dos célebres frases pronunciadas por dos grandes pensadores pueden sintetizar los aspectos subyacentes que están detrás de la empresa cooperativa y la empresa de capital. Lo individual contra lo social, el egoísmo propio contra el beneficio colectivo.


Frente a la competencia, el cooperativismo propone la ayuda mutua, la promoción de la persona, no por la lucha individual contra otras personas, sino por la ayuda mutua en una organización colectiva. Al ser obra de la "ayuda mutua" la cooperación es siempre voluntaria y se fundamenta sobre la democracia: dando a todas las personas los mismos derechos por el solo hecho de ser personas.


Frente a la preminencia y los derechos que el sistema capitalista otorga a la propiedad y al capital, la cooperación excluye la propiedad como fuente de poder y de renta y se pone al servicio tanto de sus miembros como del conjunto de la sociedad. La empresa cooperativa excluye el lucro como un fin en sí mismo y lo sustituye por una vocación de servicio a su comunidad.


Desde su nacimiento, el cooperativismo cuestiona la racionalidad económica impuesta por el modelo capitalista. El principio hedonista basado en el egoísmo individual como único motor de la actividad humana, la propiedad como fuente de poder, la competencia como sistema adecuado para la organización social, la concepción individualista del hombre que lo sitúa aislado frente al resto de sus semejantes, el beneficio económico y el ánimo de lucro como único motor de la empresa. Edgar Milhaud resumió con maestría la esencia de la cooperación: "Se puede colaborar bajo la coacción, no se coopera más que en libertad, no hay cooperación más que entre iguales".

 

“El hombre es bueno por naturaleza”

Jean-Jacques Rousseau

 

“El hombre es un lobo
para el hombre”

Thomas Hobbes

En muchas ocasiones me preguntan “¿pero eso de las cooperativas qué es y cómo funcionan? Cuando me hacen esa pregunta tienen en mente el funcionamiento de la empresa de capital y el modelo económico capitalista de libre mercado en el que estamos inmersos.


Cuando trato de explicar qué es el cooperativismo y cómo funcionan las cooperativas, lo intento hacer desde lo abstracto a lo concreto y desde la filosofía a la práctica de gestión.


Confieso que no es fácil de explicar porque el modelo empresarial que supone el cooperativismo es un modelo que va contracorriente a los valores que imperan en esta sociedad, y no es fácil de explicar un modelo empresarial que sitúa a la persona como centro de la actividad económica.

EMPRESA COOPERATIVA

EMPRESA DE CAPITAL

Son organizaciones democráticas donde cada uno de sus miembros goza de los mismos derechos y asume unas responsabilidades específicas.

No son organizaciones democráticas, el poder y la autoridad está en función del capital aportado.

El factor trabajo es prioritario. En una empresa cooperativa el capital no contrata mano de obra, sino que es la mano de obra la que contrata capital.

Es el capital el que contrata la mano de obra.

Proporcionando capacidad de acción, motivación y formación a sus miembros, las cooperativas son capaces de responder de forma más rápida y eficaz a las necesidades del mercado y resisten mejor las crisis.

La formación y motivación de las personas trabajadoras en la empresa de capital está directamente relacionada con el beneficio a conseguir.

El objetivo de la  empresa cooperativa  es un crecimiento sostenible y armónico donde la dimensión social, económica y medioambiental está equilibrada.

Prima el objetivo económico, subordinándose los objetivos sociales y medioambientales al objetivo económico.

Como empresas de trabajo, ofrecen un modelo empresarial para promocionar el autoempleo colectivo.

Ofrece un modelo empresarial para promocionar el beneficio del capital invertido.

La redistribución del excedente, los abanicos salariales solidarios y la ausencia de operaciones especulativas son elementos que contribuyen a crear estructuras empresariales sólidas.

Los abanicos salariales no son solidarios y obedecen al poder negociador de los trabajadores, estableciéndose jerarquías salariales y abanicos muy amplios. Hay empresas con abanicos de  1/100, donde el que más cobra gana 100 veces más que el que menos cobra.

El excedente disponible se devuelve a los socios en proporción a sus actividades o servicios.

El beneficio logrado se distribuye entre los accionistas en función del capital aportado.

En la empresa cooperativa (de trabajo) la política retributiva la marca el conjunto de socios en asamblea general

La política retributiva obedece a la oferta y demanda individual o la negociación colectiva.

Facilitan el surgimiento de iniciativas empresariales muy vinculadas a la generación de puestos de trabajo.

Facilita el surgimiento de iniciativas empresariales de generación de riqueza desde la óptica especulativa.

La estabilidad de los puestos de trabajo generados es superior a la media de las empresas (10 puntos por encima de la empresa de capital en esta crisis económica)

La estabilidad de los puesto de trabajo en la empresa de capital es en función del beneficio económico empresarial.

Las ayudas públicas a las cooperativas no se destinan a enriquecer el patrimonio individual de los socios trabajadores, sino que sirven para fortalecer una empresa colectiva al servicio de una comunidad.

Las ayuda públicas que reciben las empresas de capital al final beneficial a propietario del mismo.

La persona trabajadora tiene voz y voto.

La persona trabajadora no tiene ni voz ni voto. (La representación es a través de los sindicatos).

Frente a la actual tendencia a la privatización de los servicios públicos, la cooperación social empieza a ser considerada como forma de garantizar, sobre nuevas bases, una protección social mínima para todos los ciudadanos y contribuir a crear una comunidad del bienestar que suponga una alternativa real a las políticas sociales residuales.

El objetivo de las empresas de capital que se benefician de la privatización de servicios públicos, es el beneficio y no ofrecer dicho servicio en condiciones que beneficien al usuario o a los trabajadores/as del mismo.

Se presenta como una unidad donde se equilibran las necesidades personales de sus miembros y las necesidades colectivas de la empresa.

No es prioritaria la búsqueda de este servicio.

Aportan una visión de la empresa donde la máxima prioridad es crear un equipo de personas que se complementen y se encuentren realizadas.

La prioridad es generar valor para el/los propietarios del capital y todo lo demás se subordina a esta finalidad.

Han sido y son en la actualidad un modelo empresarial en el que las mujeres han participado de forma mayoritaria. La media de mujeres en cargos de dirección es superior en las cooperativas que en las empresas de capital.

En las empresas de capital el papel de la mujer sigue siendo secundario y continua el "Techo de Cristal".

Son un instrumento para fortalecer los tejidos industriales locales, pues son iniciativas que surgen de las mismas comunidades naturales. Las propias características de los colectivos de personas que forman las cooperativas asegura una estrecha relación de la empresa con su entorno geográfico y social

Se deslocaliza en función de sus intereses económicos.

Desde su nacimiento, han tenido como compromiso básico el reconocimiento de la dignidad de todos los individuos y el compromiso con una conducta igualitaria en el trato de las personas.

 Tienen su origen en la búsqueda de la mejor organización de los recursos para maximizar el beneficio económico de una actividad concreta. La lógica que subyace a su modelo es que las personas obtienen su bienestar principal  exclusivamente por el  incremento de su riqueza material. Aspectos relacionados con el bienestar emocional como son la igualdad, la dignidad de las personas, su derecho a ser escuchados y participar en todo aquello que les afecta directamente no tienen lugar en el marco de la empresa de capital.  

Con el principio de «puertas abiertas» las cooperativas rechazan cualquier discriminación por razón de sexo, raza, ideología, religión u otras condiciones sociales.

Se continúan dando casos de discriminación laboral aunque, gracias a los sindicatos y a la administración, que velan por proteger los derechos de los trabajadores, se están consiguiendo minimizar.

 

¿Y tú qué piensas?

  •  "El hombre es bueno por naturaleza", Jean-Jacques Rousseau
  •  "El hombre es un lobo para el hombre", Thomas Hobbes

texto alternativo
Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB