blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

Las matemáticas en la cooperativa no funcionan

20
ENE

2014

Las matemáticas en una cooperativa no funcionan

Las matemáticas son una ciencia exacta, pero en las cooperativas no suelen funcionar con esa exactitud.

 

Podemos afirmar que:

 

Un socio + otro socio = dos socios.
Una cooperativa + otra cooperativa = Una cooperativa de segundo grado.
Un cerebro de un socio cooperativista + otro cerebro de otro socio cooperativista + otro = Ni se sabe.

 

Decía Henry Ford que él quería dos brazos para trabajar en la cadena de producción, el problema era que éstos venían con un cerebro. Al sistema productivo Taylorista sí se le podía aplicar las matemáticas y los obreros no dejaban de ser unos meros números. Afortunadamente en las cooperativas ocurre lo contrario, sólo se admiten socios que vengan con su cerebro. Aunque conozco algunas cooperativas, pocas, dirigidas por descerebrados.

La realidad es que cuando hablamos de personas con “cerebro”, las matemáticas no funcionan. La unión de cerebros trabajando sin prejuicios por un objetivo común y compartido es el mayor multiplicador de energía que existe.

 

La fuerza de las cooperativas es la capacidad de poner todos los cerebros a trabajar en un fin común. Sin embargo, la realidad cooperativa, que tiene un potencial inmenso de transformación económica y social, de momento aún no ha explotado.

 

Yo me pregunto cómo es posible que nuestras empresas cooperativas todavía sigan siendo las grandes olvidadas del mundo empresarial y aún no hayan llegado a ser conocidas por todos como empresas modelo y más competitivas.

 

Aunque sí hay ejemplos de cooperativas que han llegado a ser conocidas como empresas excelentes. Recuerdo el caso de la cooperativa IRIZAR, que en el año 2000 consiguió el premio europeo a la excelencia empresarial.


 

 

 

Koldo Saratxaga, antiguo director de IRIZAR y gurú empresarial, exponía en una conferencia que él no tenía 600 manos trabajando sino 300 cerebros pensando, y si se le preguntaba cuánta gente había trabajando ese día en la fábrica, contestaba que no lo sabía porque es posible que ese día algunos se hubiesen ido a cazar o a coger setas al bosque.

 

Explicaba su modelo de funcionamiento como una orquesta de Jazz, que al contrario del modelo tradicional de orquesta con un director al frente y unos buenos intérpretes, en la orquesta de Jazz la dirección y el protagonismo de los instrumentos va cambiando en función de la melodía, etc.

 

IRIZAR es un buen ejemplo de cooperativa que ha conseguido desmarcarse de la competencia y ha desarrollado un modelo propio y diferente. Por el contrario, conozco otras cooperativas donde, siendo generoso, la suma de 20 cerebros da un resultado de 4.

 

¿Cuáles serían las razones para llegar a esa multiplicación de energía que se traduce en más calidad de vida social y laboral y mayor competitividad?

 

El factor fundamental para que se dé esa multiplicación de energía es algo tan sencillo como la conexión de las personas, es decir, que las personas cooperen, que haya respeto mutuo y confianza.

Lo más importante en la empresa son las personas, por eso hay que huir de los cerebros negativos; personas miserables que siempre rehúyen la cooperación, que se encierran en sí mismas, se defienden y combaten desde el enfrentamiento, tienen la fiebre de atribuirse siempre la razón, rebosan deshonestidad y siempre desacreditan cualquier idea que no provenga de ellas.

La única formar de “interlocutar” con otros cerebros es desde la igualdad, no poniéndose en un plano superior (paternalismo) ni inferior (victimismo).


Si somos capaces de lograr esto en nuestras empresas cooperativas, garantizaremos la sostenibilidad de nuestros proyectos a largo plazo.

 

Ya lo decía Einstein:

 

“la energía más poderosa es el deseo y la voluntad para llevarlos a la práctica”.

Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB