blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

¿R.R.I. o R.I.P?

8
FEB

2016

En las cooperativas tenemos dos documentos fundamentales, para la buena gestión de la misma, los Estatutos que regulan los aspectos sociales de nuestra cooperativa y el Reglamento de Régimen Interno (RRI) que regula las condiciones laborales de nuestra empresa cooperativa.
En este artículo voy a intentar despejar desde mi punto de vista, ya advierto que muy personal, para qué sirve y como se debería elaborar un RRI.

Pero, primero, aunque es algo conocido, voy a dar mi opinión acerca de para qué sirven los estatutos.

Los estatutos están en el cuerpo de la escritura, y nos acordamos de ellos en tres casos:
  - Cuando el banco nos los pide porque vamos a pedir financiación.
  - Cuando el Registro de cooperativas, que ya los tiene, nos los reclama para cualquier subvención o actuación registral.
  - Cuando tenemos un conflicto con algún socios y vamos a FEVECTA a pedir asesoramiento y os preguntamos, ¿Qué dicen vuestros estatutos respecto de este tema? y nos contestáis: - no lo sabemos, cuando volvamos los buscamos y os decimos.

 

Bueno, despejado para qué sirven los estatuto,s pasamos a reflexionar para qué sirve un Reglamento de Régimen Interno (RRI). En las empresas, normalmente, existe un manual del empleado, que sería el equivalente de nuestro RRI y que se utiliza para que ningún empleado recién llegado pueda justificar un error con la excusa de "nadie me lo dijo". De paso, también sirven para orientarle, decirle lo que se espera de él/ella, cómo tiene que ir vestido, cómo y para qué puede usar el ordenador o el móvil, cuándo se puede coger vacaciones o permisos, los horarios de entrada y de salida.

 

Pero, sobre todo, sirve para dar tranquilidad y seguridad. En España, en mi opinión, muchas personas necesitan tener reglas, saber cómo tienen que ir vestidos, cuál es el horario que hay que cumplir, saber si tiene un mes de vacaciones natural o 22 días laborables, y se pasan recalculando y contando los 22 días. Y, sobre todo, prefiere tener un superior que les diga lo que tiene que hacer y al que poder culpar si las cosas salen mal. “Yo cumplo ordenes”, suelen decir.

La libertad asusta, sobre todo cuando lleva aparejada la responsabilidad. Ya lo decía Spiderman “Un gran poder lleva aparejado una gran responsabilidad”.

 

¿Qué pasa en nuestras cooperativas?

 

Al principio con los estatutos tenemos suficiente, hasta que en el ejercicio del día a día comienzan a surgir conflictos y nos decimos, “tenemos que reunirnos y regular esta situación que ha dado origen a este conflicto".
Posteriormente, surgen otros conflictos y nos decimos, tendremos que regular esta nueva situación y elaborar un documento donde recojamos aquellas decisiones que hemos ido acordando a lo largo del tiempo respecto al tema de la forma de prestación del trabajo en la cooperativa. A eso nos ponemos y así elaboramos nuestro primer RRI.
Cuando eso ocurre significa que hemos perdido la frescura de los primeros meses/años cuando todos estábamos dispuestos a hacer lo que había que hacer sin medir quién ponía más o menos empeño; lo importante era ser eficaces conseguir resultados y satisfacer al cliente.
Sin embargo, con el primer RRI hemos abierto la caja de Pandora. Además, las reglas tienen la capacidad de reproducirse a sí mismas y tienden a expandirse hasta burocratizar totalmente nuestra empresa y relaciones. ¡Ay el protocolo! ¡quién no lo siga que se atenga a las consecuencias!. A mí me gustaría trabajar en una empresa donde no hubiera reglas de trabajo.


Horario: No importa a qué hora vienes o a qué hora te vas, lo importante son los resultados que obtienes, no calentar una silla y hacer horas. España, según las estadísticas es el País de Europa con más baja productividad, muchas horas laborales y pocos resultados.

Vestimenta: ¿Cómo has de ir vestido?, como quieras, pero si nos burlamos te aguantas.

Vacaciones: Cuando convenga a todos, especialmente cuando hayamos satisfecho las necesidades del cliente. Lo vamos hablando entre todos y, si hay conflicto lo echamos a suertes.

Puesto de trabajo: cualquier sitio donde puedas ser más productivo.

Descansos: Trabajar en una empresa donde podamos parar a tomar café, a fumar un cigarrito o ponernos de “charreta” sin sentirnos culpables.

Teletrabajar: por supuesto, ahorramos desplazamientos innecesarios y menos contaminación. ¡Pero si hoy en día las tecnologías nos permiten estar conectados a todas horas!.
El baño: Unisex, mantenerlo limpio y tirar de la cadena.

 

Consejo para los demás: “El que la lleva la entiende”, eres tú el que sabes lo que dominas más; eres tú quién tiene que generar las oportunidades.

 

¿Podrías aplicar una política laboral de estas características en tu empresa cooperativa?

  •  Sí
  •  No

El trabajo ha de hablar por ti

 

Si eres una persona que necesitas un trabajo en el que un Jefe/a te tenga que decir lo que tienes que hacer, no te plantees trabajar en una cooperativa y como decía SED GODIN, https://es.wikipedia.org/wiki/Seth_Godin

un trabajador/a que le tienen que estar diciendo constantemente lo que tiene que hacer, al final se encuentra a alguien que lo haga más barato

Esto se resume en una palabra hay que ser RESPONSABLE.

 

En una cooperativa, no es suficiente formar a las personas, hacerlas polivalentes, organizarlas en equipos, darles el poder de gestionar su propio trabajo e, incluso, recompensarlas a través de múltiples incentivos. Estas acciones, apenas tendrían efecto si no se crea, al mismo tiempo, una cultura de destino compartido entre cooperativa y socio y entre empresa y trabajadores/as , Una cultura de la RESPOSABILIDAD COMPARTIDA.


Ninguna cooperativa puede sobrevivir con socios meramente buenos; necesitará socios/as que mejoren continuamente. En fin, no convirtamos el RRI en la muerte de nuestra cooperativa RIP.

 

PD: Si pincháis aquí os podréis descargar un fichero que es un documento muy bueno de cómo se elabora un RRI.
Espero que no os lo descarguéis

rri-rip
Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB