blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

El salario emocional en las cooperativas

29
MAR

2016

salario emocional

En muchas ocasiones en mi relación con cooperativistas de toda índole, les pregunto ¿por qué trabajas en una cooperativa?. La verdad es que he recibido multitud de contestaciones, y en muchas de ellas subyace lo que el profesor Luis Mª Huete definió como “salario emocional o mental”, que lo definía como todo aquello que hace que una persona se sienta pagada por su trabajo y que no sea dinero. Es decir, trabajamos por muchas razones y ponemos todos nuestros sentidos en nuestro trabajo, no sólo por la recompensa de un salario más o menos elevado, sino por otras causas y motivos que no se traducen necesariamente en dinero.

A diferencia de muchas personas que trabajan en la empresa privada o en la pública, el cooperativista tiene, en mi opinión, un plus de salario emocional que hace que muchas empresas cooperativas puedan ser más competitivas.

Conozco muchos directivos de cooperativas que estarían ganando más dinero trabajando para otro tipo de empresas y que, sin embargo, continúan haciéndolo en la cooperativa por el vínculo emocional que se establece entre ellos.

Normalmente, el salario monetario implica una suma cero: “lo que doy es lo que me pagan”, “yo trabajo y me pagan por lo realizado”, “si encuentro una empresa que me pague más, me voy”, es decir, la personas aportan sólo aquello por lo que ellas creen que se les paga. En esos casos no existe vínculo emocional con la empresa.

En una empresa donde el personal no esté motivado por el trabajo acabará aumentando la conflictividad. Una persona que no esté motivada por el trabajo hará que la tensión organizacional aumente y todo esto producirá finalmente un coste negativo para la empresa, ya que se puede incrementar el absentismo, aumentar la falta de compromiso del personal, puede haber una bajada de la productividad, puede aumentar la rotación del personal con la consiguiente merma de competitividad, etc.

 

Algunas estadísticas señalan que en España los conflictos laborales individuales más habituales en la empresa son:

  • Absentismo (21 %)
  • Falta de compromiso (15 %)
  • Llegar tarde (12 %)
  • Movilidad geográfica (12 %)
  • Estrés y rotación (10 %)

¿Qué puede aportar el cooperativismo para elevar el salario emocional?

 

En las cooperativas tenemos una herramienta muy potente que nos puede ayudar a aumentar el salario emocional de sus miembros: El RRI (Reglamento de Régimen Interno). En él, aparte de regular las condiciones laborales de los socios, podemos regular cuestiones que nos pueden permitir aumentar el compromiso de la persona socia con la empresa cooperativa como:

  • Excedencias o permisos largos.
  • El tiempo libre para asuntos personales o de familia, o actividades en la comunidad.
  • Horario laboral flexible.
  • Trabajo a tiempo parcial.
  • Semana laboral comprimida (Trabajar de lunes a jueves más intensamente).
  • Jornada laboral reducida.
  • Posibilidad de cómputo de horas laborales por año y no por día o semana,
  • Permiso de paternidad, maternidad o de lactancia más allá de lo estipulado por ley.
  • Permiso de paternidad, excedencia para cuidar a niños pequeños o progenitores enfermos o discapacitados.
  • Períodos sabáticos.
  • Vacaciones no retribuidas.
  • Flexibilidad en el lugar de trabajo.
  • Teletrabajo.
  • Subvención a servicios de atención a familiares (como guarderías o residencias de ancianos).
  • Prestar asesoramiento en la trayectoria profesional, financiero-fiscal o psicológico-familiar del socio.
  • Facilitar la formación permanente a lo largo de la vida laboral (permisos, financiación, tiempo libre para formarse, etc.).

 

En fin, en nuestra mano está aumentar el nivel de compromiso de la persona socia con la cooperativa y, por eso debemos ser rigurosos en el proceso de selección a la hora de incorporar nuevas personas a la cooperativa y filtrar bien para que no se nos cuele ningún ‘socio mercenario’, que sólo esté dispuesto a poner su esfuerzo a cambio de dinero. Una cooperativa es más que un proyecto empresarial, puede ser un proyecto de vida, solidario e ilusionante en el cual merezca la pena dejar lo mejor de nosotros mismos.

Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB