blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

Serlicoop, un gran proyecto humano y de servicios a la comunidad

8
ENE

2018

Tras 25 años de trayectoria esta cooperativa multiservicios sigue igual de comprometida que en sus inicios con su entorno y con la dignificación del trabajo femenino

serlicoop

Esta cooperativa de trabajo asociado de Elda inició su trayectoria hace 25 años, dedicándose a la limpieza y la asistencia domiciliaria en un momento de especial dificultad para la economía local, fuertemente vinculada al sector del calzado. Hoy, Serlicoop se ha convertido en una empresa multiservicios que continúa mostrando el compromiso adquirido tanto con el entorno territorial como con la dignificación del trabajo femenino, sin olvidar los valores cooperativos que impulsaron su proyecto empresarial: ayuda mutua, responsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad.

Muchas son las mujeres de Elda que han encontrado en Serlicoop un trabajo digno con el que canalizar sus aspiraciones e inquietudes y sentirse realizadas, llegando a formar un equipo multidisciplinar de cerca de 120 personas entre psicólogas, educadoras, maestras, monitoras, limpiadoras, técnicos en atención socio sanitaria, auxiliares de ayuda a domicilio, etc., especializado en la prestación de servicios sociosanitarios y a la comunidad en el que la atención a las personas más vulnerables de la sociedad es mucho más que un trabajo. De hecho, hace unos años Serlicoop fue reconocida por la Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana "por su labor para dignificar el trabajo femenino".


De sus comienzos de su presente y del futuro de la cooperativa hablamos con su actual presidenta, Berta Milán.

berta milan

La cooperativa comenzó su andadura en 1993 en un contexto difícil, ¿qué circunstancias empujaron a un grupo de mujeres a dar un giro a sus vidas y cómo fueron los inicios?

 

En el 92 muchas fábricas del calzado se vieron afectadas por la crisis del Golfo Pérsico. Esto provocó una alta tasa de desempleo en el pueblo. Las socias fundadoras de la cooperativa no fueron ajenas a esta realidad, sus maridos y ellas se quedaron totalmente "sin nada". La situación era tan dura que hasta una de las socias llegó a perder su casa. Fue un momento de sacar todas las fuerzas de donde parecía que sólo había desolación, para iniciar un proyecto empresarial ilusionante, pero complicado. Las socias fundadoras no tenían ningún tipo de experiencia empresarial, eso sí, eran expertas en hacer bien las cosas. Tuvieron que esforzarse para entender lo que era una nómina, los impuestos… Este empeño les llevó a hacer el Curso de Gerentes de Economía Social que ofrecía FEVECTA, el curso de Auxiliar de Ayuda a Domicilio y todos aquéllos que creían que podían servirles para afrontar el proyecto que iban construyendo. El equipo y la confianza en que cada cual aporta un talento y un talante especial a la empresa, hicieron que la cooperativa fuera tomando forma.


No había horas en el día que no se dedicaran a trabajar por la cooperativa. Por el día hacían los servicios y por las noches presupuestaban y sacaban las cuentas como podían. El paso en firme y definitivo en la cooperativa sucedió cuando el Ayuntamiento de Petrer externalizó el Servicio de Ayuda a Domicilio municipal (el SAD) y fue cuando SERLICOOP estuvo donde tuvo que estar y apostó por su gestión. Esto generó cierta estabilidad que les posibilitó adquirir un local más grande, homologar sus aulas para la formación ocupacional, diversificar los servicios…

 

¿Por qué se decidió constituir la empresa como cooperativa de trabajo?

 

Apostar por un proyecto empresarial cooperativo estaba en la mente de las fundadoras, porque eran conscientes que lo que se podía aportar era fuerza de trabajo, y el capital… vendría por añadidura. Porque, si bien el dinero es importante, en nuestra empresa no ha sido lo fundamental. Lo fundamental son los valores que sustentan el proyecto empresarial. Tener trabajo, dignificarlo, sentirse realizado viendo crecer una idea, un proyecto, una ilusión… es lo fundamental, y eso solo se puede conseguir en equipo, junto a unas personas que creen en lo mismo.

 

Por supuesto, a constituir la empresa como cooperativa de trabajo también ayudó que se tuvo muy presente otros proyectos cooperativos que sirvieron de espejo a la cooperativa, como por ejemplo Sercoval-Povinet que desde sus inicios estuvo abierta y accesible a las mil y una dudas que se les planteaban… También ayudó a constituir la empresa como cooperativa de trabajo asociado el esfuerzo de Juan Vazquez que, como técnico de FEVECTA, ayudó y animó en los trámites iniciales.

 

¿Cómo ha ido evolucionando vuestro proyecto en estos 25 años?

 

Como ya he citado, el momento que generó estabilidad en la empresa y en la plantilla fue la concesión del S.A.D. del ayuntamiento de Petrer, a estos le siguieron otros ayuntamientos. En el 98 se incorporó una segunda generación de socias jóvenes, tituladas universitarias que dotaron a la empresa de "estrategias empresariales" y de una planificación de la empresa por áreas y sectores, tratando de añadir programación y mejorando la gestión de nuevos proyectos. Se ampliaron a los servicios que se venían realizando ya, servicios socioculturales y a la comunidad. Eso significó crear un departamento para la creación de proyectos y presentación a concursos públicos de todo lo relacionado con la Educación no formal (educación para la salud, educación para el ocio y tiempo libre, educación para el consumo). Fue el tiempo de crear la Escuela de Salud, y en concreto el Aula de Mayores, donde actualmente acuden unas 150 mujeres mayores de 65 años a realizar actividades relacionada con el envejecimiento activo (entrenamiento cognitivo, educación para la salud y gerontogimnasia).


Luego vinieron las Escuelas de Verano, donde el objetivo es ofrecer un ocio de calidad en los tiempos estivales. Los cuidadores de comedor, las azafatas, los monitores en barrios, los monitores de actividades extraescolares, los conserjes, los mozos de carga y descarga, limpiadoras, auxiliares de ayuda a domicilio….son el mayor capital de nuestra empresa. El capital humano.

 

En un sector como el vuestro, supongo que será difícil hacer frente a la economía sumergida y la precariedad laboral, ¿cuáles son vuestras armas?


Bueno, está muy complicado, y más actualmente que no hay empleo y la gente se ofrece para limpiar y cuidar a personas como último recurso a sus situaciones de desesperación, abaratando costes… ante esto es difícil luchar. Lo que sí tenemos muy claro es que hay que dignificar la profesión. Profesionalizar un sector significa dotarlo de valor, de formación y de reconocimiento social. Es lo que procuramos hacer en nuestra cooperativa. Nuestros clientes saben que el personal de nuestra empresa tiene una sensibilidad especial y que detrás de nuestro personal hay una empresa certificada con la norma ISO9000; que forma a sus trabajadoras y actualiza constantemente los conocimientos; que ofrece asesoramiento personalizado acerca de los trámites de la Ley de Dependencia; que cumple hasta el mínimo detalle con la Ley de Protección de Datos; que tiene a su personal dado de alta y que éste está formado en Prevención de Riesgos Laborales… y, sobre todo, que somos buena gente, que llevamos gestionando servicios de atención a personas 25 años con total garantía de éxito.

 

¿Cuál es vuestra mayor satisfacción al echar la vista atrás y cuál el sueño que aún está por cumplir?


Ver la cantidad de gente que ha pasado por nuestra empresa y está agradecida por los servicios recibidos o por el trato dado. El otro día llamó una extrabajadora diciendo que se sentía profundamente agradecida a María, una de las socias fundadoras, porque creyó en ella cuando nadie le daba una oportunidad. Sus palabras transmitían un profundo agradecimiento por haber sido tratada no como una trabajadora, sino como una persona, comprendida y apoyada, formada y respetada. Eso nos llena de satisfacción.
Cuando un cliente llama y dice: oye qué bien se me ha quedado la casa y qué bien lo ha hecho Fina. Te llena de orgullo porque sabes que Fina ha transmitido todo su buen hacer.

 

Nuestros retos para el futuro pasan por una profesionalización en la gestión, incorporando las nuevas tecnologías a los procesos de intervención social para mejorar la transparencia y la satisfacción de los usuarios. Adaptarnos a los nuevos tiempos aplicando procesos sencillos de control de la gestión y mantener la cercanía y el trato personalizado a nuestros clientes. Ser empresa referente en la gestión del SAD de Dependencia y simplificar los trámites administrativos para una intervención centradas en las personas.

Autoría:  Ana Real
subir subir

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB