blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

El Síndrome de Procusto y la política retributiva en las cooperativas

20
NOV

2017

medio rural

No existe, a priori, ningún modelo ideal. El mejor sistema de valoración del trabajo es el que la asamblea decide tras un profundo análisis

En las empresas cooperativas el tema de la retribución puede ser origen y causa de problemas, si no se hace adecuadamente. Muchas personas, cuando inician su andadura como cooperativistas, se plantean si deben cobrar todos lo mismo o ha de haber diferencias salariales.

 

En algunas ocasiones se confunde la igualdad de derechos y obligaciones en la cooperativa, que viene inspirado por el principio de una persona un voto, con la igualdad salarial: si todos somos iguales, todos cobramos lo mismo. Vaya por delante que la experiencia me indica que las cooperativas que han actuado así han tenido muchos problemas para un correcto funcionamiento empresarial y social.

 

La concepción de salarios igualitarios en una cooperativa responde a una manera de pensar en la que todos los socios le dan la misma importancia al trabajo que aportan a la empresa. Por el contrario, salarios diferenciados responde a la idea de que las personas no aportamos la misma calidad y/o cantidad de trabajo a la cooperativa, y de que la persona se motiva por comparación entre lo que aporta y recibe en referencia a los demás socios.

 

Os voy a contar una pequeña historia que es posible que se dé en algunas cooperativas:

SÍNDROME DE PROCUSTO

 

En la mitología griega, Procusto era el dueño de una posada. Cada vez que un viajero solitario se alojaba allí, Procusto entraba por la noche en su habitación y le ataba los brazos y las piernas a las esquinas de la cama.

 

Entonces, había dos posibilidades. Si el viajero era más grande que la cama, Procusto le cortaba las extremidades que sobresalían (pies, brazos, cabeza…) para que cupiese perfectamente.

 

Si, por el contrario, era más pequeño que el lecho, le estiraba las piernas y brazos hasta descoyuntarlo, para que se adaptase a la medida. Es decir, Procusto era el rey de la uniformidad, todos iguales a la fuerza, nada de diferencias ni diversidad.

 

Este síndrome lo he visto en algunas cooperativas en relación a la política retributiva, donde la igualdad ramplona y la uniformidad es la ley, lo que ha producido que se genere un malestar que al final suele acabar con la muerte de la cooperativa.

LA MEJOR POLÍTICA RETRIBUITIVA

 

El tema de las retribuciones del socio en la cooperativa es complejo, pues va relacionado con el factor de motivación y puede esconder muchos otros aspectos de la organización. Para mí, la política retributiva en la cooperativa debe entenderse como un factor más de motivación, aunque buscar sólo la motivación en la retribución suele ser un grave error, ya que cada persona tiene unas motivaciones distintas, que no siempre son traducibles en dinero.

 

Antes de decidir qué política retributiva debe adoptar una cooperativa, deberíamos encontrar respuestas a las siguientes preguntas:

 

- ¿Qué principios deben inspirar la política retributiva de nuestra cooperativa?

- ¿Qué sistema de remuneraciones debemos establecer para motivar a las personas para producir más y mejor?

 

La primera pregunta responde a criterios sociales, personalmente me gusta el criterio que utiliza el Grupo Mondragón, que tiene dos principios inspiradores de su política retributiva.

 

- Solidaridad interna (Abanicos justos y solidarios que establecen diferencias que respondan a criterios equitativos donde el salario es un elemento de cohesión grupal y de justicia distributiva).


- Competitividad externa (Salarios/anticipos salariales que están en consonancia con el mercado donde actuan).

 

Evidentemente, hemos de partir de una premisa inicial: que la política retributiva sea posible y realista, porque he visto demasiados casos en los que los cooperativitas se han asignado salarios fuera de mercado con las consiguientes consecuencias.

 

No existe, a priori, ningún modelo ideal. Podemos afirmar que el mejor sistema de valoración del trabajo en una cooperativa es el que la asamblea decide, tras un profundo análisis de distintas posibilidades y de las consecuencias previsibles que se pueden derivar, y que se tiene que aplicar con coherencia.

 

No tengo datos del todo precisos de los sistemas que utilizan actualmente las cooperativas de trabajo, y es un tema que quiero analizar con mayor profundidad, pero estimaciones que he hecho indican que:

 

  • Un 25% de las cooperativas utiliza políticas igualitarias donde todas las personas cobran lo mismo.
  • Un 50% de las cooperativas aplica retribuciones de mercado, es decir, toma como referencia el convenio colectivo del sector.
  • Otro 25% ha realizado VPT (Valoraciones de puestos de trabajo).

 

Y respecto a la distribución de beneficios, las cooperativas suelen escoger entre las siguientes opciones:

 

  • El mismo porcentaje para todos los socios (el salario ya ha sido establecido con base a elementos diferenciadores.
  • En función del trabajo: un reparto proporcional al bruto anual.
  • Una combinación de las dos anteriores (una parte en función del bruto anual y el resto a dividir entre los socios).

 

CONSIDERACIONES LEGALES RESPECTO DE LA POLÍTICA RETRIBUTIVA PARA LAS COOPERATIVAS

 

La implantación de un sistema retributivo en una CTA surge de la propia idiosincrasia cooperativa, ya que la distribución de beneficios se debe realizar necesariamente en función de la actividad cooperativizada, en nuestro caso, en función del trabajo. Este mandato legal viene así recogido en la normativa cooperativa.

En las cooperativas, y en concreto en las de trabajo asociado, el socio puede obtener rentas de dos formas: a través de la retribución de su trabajo, esto es, anticipo laboral y retornos cooperativos (lo que llamamos sueldo y salarios) o a través de la retribución al capital, con las aportaciones sociales (lo que se suele llamar dividendos).

 

Se califican como RENDIMIENTOS DE TRABAJO:

 

  • Los anticipos societarios por la cuantía que no exceda de las retribuciones normales del mercado. Los anticipos societarios son los ingresos mensuales que percibe el socio trabajador a cuenta del excedente de la cooperativa, en proporción al valor de su participación en el trabajo. Los anticipos societarios, aunque jurídicamente no tienen la consideración de salarios, fiscalmente tienen el mismo tratamiento. Son rendimientos de trabajo pero, ¡ojo!, sólo por la cuantía que no supere las retribuciones normales en la zona para el sector de la actividad correspondiente (Lo que exceda se considerará rendimiento de capital mobiliario). Para más información haz click AQUI

Son RENDIMIENTOS DE CAPITAL MOBILIARIO:

 

  • Retornos cooperativos que se asignan a los socios a partir del excedente neto de la cooperativa y también la parte del anticipo societario que exceda de las retribuciones normales del mercado.
  • Los intereses al capital (obligatorio y/o voluntario) pagados a favor del socio. Artículo 58. Remuneración de las aportaciones

 

Como vemos, en las cooperativas se producen dos hechos diferenciadores del resto de empresas:

 

  • No hablamos de beneficios como en las demás empresas, sino de retornos. Si bien el sentido práctico es el mismo, el significado conceptual no lo es. El socio percibe una cantidad de los excedentes a final de año, pero una cantidad "adeudada" por la cooperativa, ya que al no haber ido anticipando ese dinero durante el ejercicio, ahora la cooperativa se lo retorna, se lo devuelve porque era algo suyo que no le dio en su momento.
  • Ese "reparto de beneficios" (los retornos) se ha de hacer con arreglo a criterios distintos al del capital aportado. En el caso concreto de las CTA la ley obliga a que se haga en función del trabajo aportado. Este retorno es lógico que se haga en función de la actividad cooperativizada, ya que ha sido la que lo ha provocado.

 

DESCARGA LA LEY DE COOPERATIVAS

 

Artículos de la Ley de Cooperativas que regulan esta materia

Artículo 25. Derechos de la persona socia
Artículo 58. Remuneración de las aportaciones
Artículo 68. Distribución de excedentes y beneficios
Artículo 89. Cooperativas de trabajo asociado
Artículo 114. Cooperativas no lucrativas
Artículo 117. Inspección y tipificación de las infracciones

Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

PALABRAS CLAVE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB