blog FEVECTA portada

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

Reflexiones sobre el emprendimiento cooperativo, la gestión participativa y el trabajo en equipo

Cooperativas: vagos y simpáticos

6
JUN

2013

Vagos y simpáticos

En artículos anteriores aparecidos en este Blog, he hablado de los socios tóxicos, socios funcionarios, socios mercenarios y ahora voy a hablar de los socios vagos y simpáticos, como reza el título de este post.

 

No, realmente no voy a catalogar a los socios de las cooperativas como vagos o simpáticos, sino que voy a hacer un símil entre la empresa y el cuerpo humano como sistemas que son.

 

El ser humano tiene doce pares de nervios que emergen del cráneo (los demás nacen de la médula espinal). Los nervios craneales controlan principalmente lo que ocurre en la cara y el cuello, pero el décimo par llega mucho más allá. Este nervio nº 10, llamado “nervio vago”, influye en el cuerpo y el cerebro mucho más de lo que la mayoría de las personas creemos.

 

Los nervios que nos relajan

 

En terminología médica, el “sistema nervioso parasimpático” es el responsable de promover y mediar en aquellas funciones que permiten al cuerpo relajarse y lentificarse. Por el contrario, el “sistema nervioso simpático” induce en el cuerpo humano los mecanismos necesarios para afrontar el estrés y los estados de defensa, aumentando el ritmo cardíaco y la presión arterial, preparándonos así para la actividad, sea ésta física o intelectual, estimulando la segregación de la adrenalina. A este “sistema nervioso parasimpático” también se le llama “sistema nervioso vagal”, ya que su nervio principal es el nervio vago. Éste permite que el cuerpo se relaje, ralentiza el ritmo cardiaco, disminuye la tensión arterial y regula la digestión y el sueño.

En mi opinión, en nuestras empresas cooperativas deberíamos dotarnos de un sistema nervioso similar al del cuerpo humano, que nos permita en los momentos de cambio dar una respuesta rápida y aumentar el estrés de la organización para poner a ésta en un funcionamiento óptimo.

 

 

 

 

 

 

 

El problema es que no podemos mantener la organización siempre tensa, ya que corremos el peligro de “romper la cuerda” y situar a la empresa en un punto crítico de difícil retorno. Para ello, nuestra empresa debería tener un sistema como el sistema nervioso parasimpático, y debería entrar en funcionamiento el nervio vago, que se va a encargar de volver a la empresa a un ritmo adecuado, es decir, a la reflexión, a recuperar y empoderar a los miembros de la misma. En definitiva, nuestra empresa debe en ciertos momentos serenarse, prepararse formarse, descansar activamente para preparar a todos sus miembros para cuando se detecten situaciones de cambio que requieren una rápida respuesta. Evidentemente este relax no debe conducirnos a un ritmo tan lento que la organización se desmaye, ya que será peor el remedio que la enfermedad.

 

Sé que cada vez más los cambios se producen con mayor celeridad y esto nos está obligando a entrar en una carrera que no tiene fin. No debemos caer en la trampa de intentar dar respuesta a todos los cambios de forma continuada, tenemos que recuperar el equilibrio y la armonía, debemos tener los dos sistemas, el simpático y el parasimpático bien afinados para ir controlando el ritmo de nuestra organización.


Por eso propongo que en nuestras empresas cooperativas se nombre al socio Vago encargado de poner en marcha el sistema parasimpático y también al socio Simpático.

En muchas ocasiones, cuando en las empresas ponemos en marcha la maquinaria para dar respuestas a los cambios producidos en el entorno, ya hemos llegado tarde. Deberíamos disponer de automatismos que nos señalen que las cosas están cambiando y poner a toda la organización con el estrés suficiente para dar la respuesta más adecuada en el tiempo justo. Para ello tenemos que tener algo similar al sistema nervioso SIMPÁTICO.

Autoría:  Pepe Albors
subir subir

Acerca del autor de esta entrada

Hola! Soy Pepe Albors y quiero ayudarte a entender mejor la empresa cooperativa. Creo en la democracia económica, y la cooperativa es el mejor modelo de empresa para llevarla a cabo. No es fácil gestionar y trabajar en cooperativa, la igualdad, la participación democrática, la cooperación, no son fáciles de gestionar. Cuento con una experiencia de 30 años en el mundo cooperativo y os puedo ayudar a que el proceso de conducir un proyecto cooperativo sea más llevadero.

PARTICIPA

Si te ha gustado el post y quieres apoyar la difusión de la empresa cooperativa te voy a pedir 3 cosas:

1. Comparte este post en redes sociales utilizando los botones que aparecen en la parte superior derecha.
2. Deja un comentario con tu opinión.
3. Envía una pregunta relacionada con el mundo emprendedor cooperativo, que te preocupe y quieras conocer nuestra opinión.

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.

 

 

SECCIONES

SUSCRIPCIONES

Escribe tu email y te enviaremos un boletín periódicamente con los nuevos artículos publicados


 Quiero recibir también el boletín de FEVECTA
Política de protección de datos  

CMS xipmultimedia: XPAIWEB